VACUMTERAPIA

La Vacumterapia es un tratamiento indicado para tratar la celulitis localizada. Sirve para extraer los adipocitos que conforman el tejido adiposo, destruyendo la piel de naranja y estimula el flujo sanguíneo en varios niveles. De esta forma, mejora el flujo en las capas de la hipodermis, dermis e epidermis.

Su aparatología se basa en un proceso de succión a través de las capas profundas de la piel, empezando en la hipodermis que es donde se concentra la celulitis.

El proceso actúa extrayendo parte del tejido que se desea eliminar mediante un drenaje a través de la piel.

Indicado para:

  • Eliminar grasa
  • Disminuir la celulitis
  • Levantamiento de glúteos
  • Efectos exfoliantes
  • Aportar elasticidad en la piel
  • Relajar la musculatura y mejorar el descanso por la noche

Esta técnica está especialmente indicada para la celulitis tanto blanda como dura, ya que el sistema de succión que se usamos en Lipotherm Center nos permite tratar el tejido conjuntivo en toda su amplitud (nivel superficial, medio y profundo), a diferencia de un masaje convencional que sólo llega a los niveles más superficiales.

Se ha demostrado que esta acción combinada aumenta la firmeza del tejido al aumentar el número de fibroblastos (células de la piel) y de colágeno. Por otro lado reorganiza la estructura alterada del tejido subcutáneo, aumenta el drenaje venoso y linfático.

Todos estos efectos se traducen en una piel más firme, una mejoría de la celulitis blanda y dura, así como una mejoría general del aspecto de la piel.

Por otro lado la vacumterapia que tiene un efecto de succión puede resultar algo aprensivo para ciertas personas. Aún así, el tratamiento se lleva a cabo en una posición horizontal, es decir, que mientras dura dicha sesión el paciente se encuentra tumbado, en estado de relajación, pueden aparecer algunos efectos secundarios como rojeces en la piel o leves molestias, nada alarmante y que en tan solo unas horas desaparece. Desde luego estamos en un seguimiento constante en nuestros centros para cualquier efecto secundario que le pueda preocupar al paciente.